La experiencia del Laborismo británico en el debate sobre empresas públicas en la actualidad.

 

Entrevista a Chris Hope

 

Para nuestras lectoras y lectores sería pertinente que nos contarás un poco de tu trayectoria.

PhD en Estudios de desarrollo por la Universidad de Cambridge. Su tesis doctoral se concentró en el estudio de la economía política de procesos de cambio estructural, Conflictos entre grupos dentro de la sociedad por el control de la economía y cómo puede transformarse un tipo de economía tradicional con enfoque en exportaciones de recursos naturales hacia una estructura económica diversificada con más innovación y tecnología más avanzada.

Participaste en el debate y construcción de documentos respecto a estos y otros temas dentro del Partido Laborista. En el marco de la última gran transformación que ha tenido el partido laborista con la asunción de Jeremy Corbyn como líder. Queríamos saber sobre tu participación dentro del partido y el contexto de transformación del Partido Laborista actual, ¿cuál es tu visión al respecto?

Me convertí en miembro del Partido Laborista cuando Jeremy Corbyn se convirtió en líder. Antes era parte del Partido Verde (Green Party) de Inglaterra. Como miembro he participado en varias cosas pequeñas. Lo más grande fue participar en el equipo de investigadores/as que escribió el informe Alternative Models of Ownership o (Modelos Alternativos de Propiedad) Fui redactor jefe del informe.

La elaboración de este informe fue muy importante en el contexto de la transición del Partido Laborista, pues instalamos ideas y debates con el liderazgo y respaldo de John McDonnell quien es el número dos de Jeremy Corbyn (en Inglaterra lo llamamos “Shadow Chancellor of Exchequer”, que es el jefe de políticas económicas del Partido Laborista). Él, al igual que Corbyn, son parte del ala izquierda del Partido Laborista, que fue muy territorial hace años, y reinstalaron ideas que el Partido Laborista no había dicho desde hace cuarenta años, aproximadamente. Hablamos sobre la posibilidad de usar propiedad nacional (pública) en algunos sectores del poder corporativo privado y destacar el papel de los municipios en el proceso de desarrollo económico, social y cultural. En definitiva, más poderes a las municipalidades para dirigir las cuestiones económicas dentro de su territorio.

En la elaboración de ese informe que se propuso por parte de John McDonnell, ¿se dio alguna discusión respecto a la tradición del Partido Laborista, se intentaron incorporar modelos anteriores o se construyó como algo novedoso dentro de la tradición del partido?

Es indispensable hablar de lo que ha pasado con la propiedad nacional o pública y las cooperativas en Inglaterra, por dos razones: 1) Siempre es importante reflexionar sobre la historia económica de un país y 2) Porque obviamente se cometieron errores en la manera en que estos sistemas funcionaban en 1950-60, y eso es una de las cosas que hace muy bien el informe: hay una reflexión sobre qué fue bueno sobre este sistema y cuáles fueron los asuntos y cómo podemos navegarlos en una manera más efectiva. Aunque cabe agregar que este sistema de post guerra es mejor que el vivido en la Inglaterra de los últimos 30 años. No obstante, no podemos idealizar el pasado. Esa es una cosa que me gusta mucho sobre lo que están tratando de hacer en el partido laborista. En este sentido, el informe tiene mucha información sobre ejemplos exitosos en otros países hoy en día. Como por qué hay empresas nacionales que están haciendo trabajos excelentes en Singapur, o en Japón. O por qué hay cooperativas en Alemania que están funcionando de una manera más exitosa y son modelos no considerados en Inglaterra. También por qué en la misma Alemania las empresas nacionales (públicas) de los trenes son buenas, o mejores que las empresas privadas de Inglaterra y cómo fueron estas empresas antes, etc.

Dentro de esta revaloración de las empresas nacionales, como decía, se buscó no idealizar el pasado y se sostuvo que en el gobierno de estas empresas, y más en su actualidad, se presenta una escasa interacción entre los trabajadores y los “empresarios” en el marco del gobierno de las empresas. Este punto es algo que es necesario abordar y el informe va en esa dirección.

En el marco de estos debates. ¿Cuál es tu mirada del actual Partido Laborista?

Dentro del Partido Laborista hoy en día hay más o menos dos bloques. Uno que es el sector de la izquierda que está regenerándose y que tiene control de la dirección del partido, pero todavía existe un bloque del ala derecha del partido que con Tony Blair como figura destacada en su momento tuvo un control hegemónico casi sin contrapesos internos. Este bloque aún es importante dentro del parlamento, porque todavía hay varios o muchas personas que son miembros del Partido Laborista, y ellos, con motivos esperables, no están muy felices sobre lo que está pasando.

Pero la verdad es que en la sociedad en general, y en la base del partido, tanto el informe como la dirección de izquierda del partido, está siendo muy bien recibida. Por ejemplo, en el Financial Time escribieron varios artículos sobre estos temas como la propiedad nacional, y lentamente comienza a gestarse una mayoría de personas en Inglaterra que están a favor de la nacionalización del agua, la energía, los trenes, correo, etc.

Aquí en Chile, para cierta izquierda, toda empresa es algo negativo. Pero hay otra posición de izquierda que dice que el problema de las empresas es su diseño. ¿Cómo diseñarlas para hacerlas más democrática o autoritarias?

Sí. Tenemos más o menos las mismas discusiones en Inglaterra, según yo. Hay personas dentro del Partido Laborista que están en contra de las empresas, y probablemente de una manera que es dramática; pero esa no es la posición de buena parte del partido y menos de Jeremy Corbyn y John McDonnell, y creo que este último ha impresionado a muchas personas del, digamos, centro del partido, ya que sus propuestas están basadas en muchas investigaciones y, por decirlo de alguna manera, la radicalidad de las propuestas es precisamente que son posibles de realizar y no son ideas sueltas o tomaduras de pelo.

Corbyn, McDonnell y el partido no están, en general, proponiendo el fin de las empresas privadas. Son críticos, obviamente, sobre cómo funcionan, y como en Chile, también hay varios escándalos sobre los vínculos entre empresas grandes y el gobierno – corrupción –, pero no están diciendo que necesitamos un país solo de cooperativas porque en el informe, y otros informes que hay, se mencionan cosas buenas que pueden ser del sector privado. Entonces sí, es más como lo has descrito: hay, obviamente, maneras en que el sistema puede ser mejorado como los salarios, el control entre los jefes y los trabajadores/as, regulaciones sobre el medio ambiente y más o menos regulando cómo el sector privado puede interactuar con el gobierno. Creo que esa es una cosa buena que ha hecho el Partido Laborista; no quiero decir que es pragmático, pero es una filosofía o perspectiva sobre como de verdad puede funcionar la economía en 5, 10, 15 años, y si de verdad podemos hacer algunas de las transformaciones que queremos.

¿Cuál es tu visión de la situación política en Inglaterra en la actualidad? ¿De qué manera crees que se pueda proyectar el Partido Laborista actual, con sus tensiones internas, la situación del Brexit, respecto a las reformas eventuales que se puedan hacer? ¿Hacia dónde crees que va Inglaterra?

Pues siempre es difícil dar predicciones sobre cualquier país, pero creo que es más difícil en Inglaterra hoy en día que quizás otro país del mundo: por el tema del Brexit. Las cosas siempre están cambiando día a día, y la verdad es que es muy difícil saber si vamos a tener Brexit, si vamos a tener otro referéndum, cuánto tiempo vamos a demorar el proceso. El Brexit ha sido un tema muy difícil para el Partido Laborista – también para los conservadores. Para el Partido Laborista es difícil porque 35% de sus simpatizantes votaron a favor del Brexit, y 65% en contra. Además Jeremy Corbyn es un euroescéptico. Mi opinión es que si él no fuera líder del partido, creo que hubiera estado contra el Brexit, pero era su obligación, como líder, apoyarlo. Ese es un sentimiento muy crítico en Inglaterra, y por eso hay un poco de resentimiento sobre Corbyn y su equipo en su papel en el Brexit…

Como líder del partido…

Sí. Que él no ha hecho o no ha tratado con suficiente fuerza su lucha contra el Brexit…

Porque es un tema eventualmente incómodo para él

Sí. Por eso, y el Brexit va a pasar y, espero que no sea así, el Partido Laborista va a recibir más de la culpa que el Partido Conservador, porque este va a recibir el apoyo de las personas que votaron por el Brexit porque fue un desastre, fue muy difícil y terrible, pero lo hizo y estamos feliz con esto. Pero las personas que votaron en contra no van a pensar en el Partido Laborista como un movimiento que defendió suficientemente bien su posición. Junto con ello, ahora hay un nuevo grupo en el parlamento, el Grupo Independiente,  [que son] alrededor de 10 miembros del parlamento: la mayoría fueron del Partido Laborista.

Hay un quiebre

Sí. No es un partido oficial todavía, pero es una tensión. Son personas del new labor.

También hay una probabilidad de que haya una elección general muy pronto y es posible que Jeremy Corbyn pueda ganarla.

Primer ministro.

Sí. No es imposible porque también nuestra campaña hace dos años fue estupenda y se cree que se pueda hacer lo mismo de nuevo. No es imposible. Prácticamente por los asuntos dentro del Partido Conservador.

Si se puede tomar el control y manejar este asunto del Brexit de una manera que no sea un desastre para el país, de verdad creo que hay una posibilidad de que puedan hacer cosas bastante emocionantes; no solo ideas sino también propuestas que han hecho sobre temas de medio ambiente, nacionalización, etc. Mi sentimiento más optimista es que de verdad sea posible hacer algún tipo de cambio bastante profundo.

La figura de Corbyn, desde que asumió como líder del Partido Laborista, ¿ves en él una evolución positiva? Recuerdo que cuando recién emergió como líder, en una entrevista a Owen Jones, este declaraba que fue sorpresa que apareciera como líder el Partido Laborista, que se encontró con la posibilidad de dirigir el  partido sin habérselo propuesto, y que eso generó un problema de cómo instalarse, de cómo construir equipo…¿Has visto que eso haya ido cambiando?

Es como lo describiste. No fue su intensión hacer una campaña…

Fue una campaña testimonial.

Sí. Fue simplemente tener una candidatura de la izquierda. Pero dos años después ha sido muy difícil porque ha habido muchas campañas en la prensa contra Corbyn –  obviamente influyentes. Incluso dentro del The Guardian, que es un periódico más de la izquierda. Muchos artículos criticando a Corbyn y sus ideas y su manera de decir las cosas, pero la verdad es que a pesar de todo eso, ellos están trabajando mucho y generando ideas y propuestas. Y eso es lo que ha sido muy importante para ellos. Organizan conferencias, siempre están hablando con intelectuales y también pasando mucho tiempo en varias partes del país tratando de ser un partido más democrático.

¿La figura de Corbyn está más legitimada que cuando asumió o es mucho más robusta?

Hay menos opiniones críticas en los periódicos. No es que sea muy popular, pero nadie es popular en Inglaterra (risas)…ni Corbyn ni Theresa May. Y como las encuestas sobre apoyo por los partidos, el Laborista lo está haciendo bien, con 40% que es más o menos lo mismo que los Tories[1], los conservadores.

Pero él ha construido una base más fuerte que la que tenía hace dos años. Todo esto fue mucho, mucho trabajo, y muy bien hecho.

[1] Tory o Tories. Término coloquial para referirse a los conservadores.